Niño malo…

Niño malo…

Pero qué niño más malo. ¡Es que no para quieto!

Ser movido, curioso, inquieto o revoltoso no es malo. Es simplemente, ser movido, curioso, inquieto o revoltoso. ¿O nosotros padres/ educadores que trabajamos, llevamos una casa y a veces hasta algún hobby también por activos somos mala gente?

Tendemos a poner unas etiquetas a los niños que si bien son “aceptadas” socialmente, pueden llegar a incidir  en su autoestima.

(más…)