¿Cómo explicar la muerte a los niños?

¿Cómo explicar la muerte a los niños?

La muerte es la vida, nuestro destino más cierto. Convivimos con ella y a veces hasta nos sentimos inmunes a su llegada. Sin embargo, cuando se acerca a nosotros, no encontramos explicación para entenderla ni consuelo para sobrellevarla. Nos arranca el alma dejando un vacío del que sólo sale llanto.

Somos adultos, padres, educadores algunos, y a todos la pérdida nos golpea tan fuerte que necesitamos un proceso de duelo para volver a recomponernos. ¿Por qué iba a ser diferente en los niños?

Muchas veces intentamos protegerles enmascarando la realidad o simplemente evitándola. Nos parece cruel, demasiado cruda, para que alguien tan inmaduro pueda digerirla, pero ellos, nuestros niños, también sienten la ausencia, perciben la tristeza y no encuentran explicación a lo sucedido. Ausencia y pena, pena y ausencia sin saber qué pasa, por qué el familiar no está, si volverá, incluso si él o ella han tenido algo que ver en esta partida. ¿No es esto más cruel? De tan angustioso puede ser una verdadera tortura.

La muerte es algo natural, es la vida. Deberíamos tratarla como tal con nuestros hijos, transmitiéndoles que es algo irreversible y que afecta a todo el mundo porque así como vamos creciendo, con los años empezamos a envejecer y nuestro cuerpo se va desgastando hasta que deja de funcionar.

Según los expertos, hasta los seis o siete años, por la madurez del cerebro, los niños pueden creer que la persona fallecida va a volver, anteriormente pueden no entenderla o añadirle incluso componentes de fantasía. Ya entre los 7 y los 10 años, van comprendiendo poco a poco su concepto.

Si comenzamos a prepararles cuando fallece una mascota, un animal, cuando oyen la palabra en conversaciones adultas o a través de la televisión, estaremos emprendiendo una tarea de prevención muy importante.

Así, si la muerte asoma por nuestro entorno, podremos ayudarles mejor a gestionar las emociones que genera.

Tenemos que tener presente que es necesario y beneficioso llorar y expresar el dolor, que nuestros hijos nos vean tristes les ayuda a entender mejor el duelo y a no reprimir sus emociones. Aunque también tendremos que tener presente que debemos permanecer a su lado, dedicarles tiempo y darles la oportunidad de expresarse también.

Compartir el dolor, llorar juntos para vaciar la tristeza y expresarnos hará que todos podamos tener nuestro duelo de la forma emocionalmente más saludable.

 

 

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>